Las ecografías han sido en todo momento un gran aliado en todas las especialidades de la medicina, ya que los especialistas podían realizar un diagnóstico por imagen para poder ver por dentro de la piel a través de ultrasonidos. Esta técnica es muy conocida en los períodos de embarazo porque nos permite controlar y observar la evolución del feto. Y aunque parezca que nuestra piel no la necesite, debido a que está a simple vista, la ecografía cutánea se ha convertido en un gran aliado en los últimos años para la medicina estética en Badajoz.

Esta técnica ha permitido a la medicina estética en Badajoz ver la piel desde dentro, es decir, todas sus capas interiores. Lo mejor de todo este proceso, es que la ecografía cutánea es un método que al paciente no le produce ningún daño, malestar ni incomodidad, gracias a que esta técnica es totalmente rápida y no invasiva.

Nos permite observar y valorar el estado de la piel del paciente en todo momento, antes, durante y después de cualquier tipo de tratamiento de medicina estética. La piel en muchos momentos la dejamos de lado, debido a su exposición con el exterior queda expuesta a muchas agresiones y desgaste, más que otras partes del cuerpo. Esto nos ayuda a valorar si existen alteraciones en las capas de la piel. Además, nos da la oportunidad de comprobar como el paciente puede reaccionar a posibles tratamientos, evitando de esta forma futuras incompatibilidades, comprobar la presencia o no de implantes de relleno, su estado, como ha afectado en nosotros a lo largo del tiempo, las características, la procedencia, etc.

Como has podido ver, la ecografía cutánea nos permite conocer la reacciones que puede ocasionar cualquier tipo de relleno, observa su duración y evitar o prevenir todo tipo de efectos secundarios. En Fabián Mirón Medicina Estética queremos ayudarte a reducir el impacto que pueden ocasionar en tu cuerpo todo tipo de implantes, para ello ponemos a tu disposición los mejores avances del mercado para prevenir todo tipo de inconvenientes en el futuro. ¡Te esperamos!